No Molestar MAS Club Virtual de Fans Solidario Oficial Internacional de Marco Antonio Solís de Argentina Santa Fe - Argentina

Discografía

RAZÓN DE SOBRA

2004

Pensando siempre en ustedes, querido público, y en lo que cada uno de ustedes significa para mí, he querido agradecerles desde lo más profundo de mi corazón el espacio que ustedes le dan al mío, haciéndome así, cómplice de su propia sensibilidad.

Me permito presentarles en esta nueva aventura musical diez temas que proviene del mismo aire, de la misma esencia… de la memoria colectiva de la cual pertenecemos… y la cual en algún momento nos volvemos a unir, en este caso a través de la música.
Quiero agradecerle en vida a mis padres queridos por haberme elegido por darme existencia, estoy sumamente agradecido y orgulloso por lo que significa en mi corazón.
A mi querido “manito” mi hijo Marco por la fortaleza con que ha enfrentado la vida y su constante lucha por crecer y salir adelante día a día… tú sabes cuanto te amo “manito” y lo orgulloso que me siento de ti.
A mi querida hija Beatriz, por demostrarme tanto amor aún en contra de las adversidades que tuvo que enfrentar…gracias hija por tu comprensión y tu gran madurez… te amo y te amaré por siempre.
A las niñas de mis ojos… Alison y Marla… amados angelitos que vinieron a recordarme tantas cosas que en el camino se me habían olvidado… gracias por recordarme que el amor de verdad debe ser tan inocente, tan dulce y tan puro como ustedes… las amo con toda mi alma.
A mi amada esposa Cristian, por demostrarme a tráves de los años ser una gran amiga, una adorable compañera y una excelente madre… gracias por tu comprensión y apoyo siempre incondicional… te amo!
A mis compañeros del camino gracias por ser parte de la humilde misión de este servidor y así mismo darme la oportunidad a mí de ser parte de la suya… mi sincero agradecimiento.
A todos aquellos que dejaron de ver nuestros ojos pero que sabemos en el fondo de nuestros corazones que nunca se fueron de nosotros.
A  ti amadísimo Padre… gracias por inspirarme estas palabras de agradecimientos y por darme el privilegio de saberme tan pequeño en este mundo, pero a la vez tan grande por ser parte de tí… gracias.
MARCO ANTONIO SOLIS
 
 

Canciones:

Sin pensarlo

(4:37)

Que ganas me dieron de verte esta noche
Que ganas de tenerte.
He estado tentado hablarte
y decirte que ya no puedo más,
que sigo enamorado, que todo lo he intentado
con pocos resultados y muchos suspirar.

Que ganas me dieron de verte esta noche,
que ganas de respirar.
Muere la noche, nace el sol,
como tu ausencia y mi ilusión.
Y esto que hay en mi, sólo es para ti,
tienes el secreto de hacerme feliz.

No hay duda que ha sido mi error,
este dolor me lo hace ver.
Más, si la vida, hoy,
me diera a escoger,
contigo, sin pensarlo, quiero volver.

Que sigo enamorado, que todo lo he intentado
con pocos resultados y muchos suspirar.
Muere la noche, nace el sol
como tu ausencia y mi ilusión
y esto que hay en mi, sólo es para ti,
tienes el secreto de hacerme feliz.

No hay duda que ha sido mi error,
este dolor me lo hace ver.
Más, si la vida, hoy,
me diera a escoger,
contigo, sin pensarlo, quiero volver.

 

Siempre tu a mi lado

(3:41)

Cuando llega el cansancio,
de mis ojos me busca
tu mirada tan tierna,
me sonríes, me llenas
con tu belleza.

Por eso es que me duele
el que no pueda darte
lo que tanto quisiera,
hasta temo que un día
huyas de ésta pobreza.

Siempre tu a mi lado, vida mía,
dándome lo mejor
de tu bendito amor.
Transformando en horas de alegría
las de mi dolor.

Yo voy a quererte siempre, siempre
y lucharé por ti,
porque seas muy feliz,
mientras tanto toma estas rosas
que compré pensando en ti.

 

Siempre me toca perder

(3:54)

Ven a llenarme de amor,
ahora, que estoy tan vacío,
donde encuentro tu calor
para quitarme este frío.
Yo creyendo me quedé
que tu corazón es mío.

Cuando todo estaba bien,
me decías, mi amor, te quiero;
y hoy no tengo ni con quien
darme un abrazo sincero,
pues el que ama menos es
siempre el que se va primero.

Aquí es donde quiero ver
donde está aquella mujer,
que según, me amaba tanto.
Yo no te pude entender,
siempre me tocó perder,
fuera malo o fuera un santo.

Cómo pudiste aguantar
tanto tiempo, aquí, a mi lado,
si yo era, y nadie más,
el único enamorado
pero el amor, nada más
es de quien el alma ha dado.

Aquí es donde quiero ver
donde está aquella mujer,
que según, me amaba tanto.
Yo no te pude entender,
siempre me tocó perder,
fuera malo o fuera un santo.

Aquí es donde quiero ver
donde está aquella mujer,
que según, me amaba tanto.
Yo no te pude entender,
siempre me tocó perder,
fuera malo o fuera un santo.

 

Se que te irá mejor

(4:10)

Hasta la nube más alta
me llevaste con tus besos
y hasta de sentirme preso
de tus brazos, disfruté.

No me importaba que había,
más afuera o más adentro,
que el centro del sentimiento
que por ti, experimenté.

Se me acabaron las formas
para poder retenerte,
no tuve miedo a perderte,
se me olvidó hasta pensar.

Lo que no me había ocurrido,
ni despierto, ni dormido,
es lo que me ha sucedido
con esta forma de amar.

Como voy a odiarte, ahora,
porque te fuiste de mi,
se te olvidó que contigo, mi amor,
a perdonar aprendí.

De dónde saco el desprecio
para guardarte rencor,
por todo el bien que me has hecho,
yo se que te irá mucho mejor.

No sabía que en la tristeza,
también, se escondía la paz,
y ahora, para mi sorpresa,
no me duele que te vas.
Y tan sólo por el hecho
de darle tanto a mi vida,
te regalo la sonrisa
que me arranca tu partida.

Como voy a odiarte, ahora,
porque te fuiste de mi,
se te olvidó que contigo, mi amor,
a perdonar aprendí.

De dónde saco el desprecio
para guardarte rencor,
por todo el bien que me has hecho,
yo se que te irá mucho mejor.

 

Nuestra confesión

(3:35)

Ha sido el tiempo el que nos diera la razón
lo nuestro no era lo que creímos
y aunque en el fondo, buena fue, nuestra intención,
sinceramente, nos confundimos.

Sabía que tarde o temprano iba a pasar,
no lo podemos ocultar de ningún modo
y aunque nos cueste lo tenemos que admitir,
por nuestro bien y porvenir, dejemos todo.

Y me da miedo, me da temor decir adiós, yo no lo niego,
pero también quedarme, créeme, que no puedo.
Que más quisiera, que más quisiera,
tener conmigo lo que más feliz te hiciera.

Reconozcamos, ya no hay pasión en esos besos que nos damos,
y es de nosotros, justo, de quien nunca hablamos.
Duele decirlo, después de tanto,
pero este llanto es nuestra triste confesión.

 

De haber sabido

(5:31)

De haber querido
ya alguno de nosotros dos se hubiera ido.
De haber buscado, seguro estoy,
de nunca habernos encontrado.

Son estas cosas que no se explican
ni con todas las palabras,
son estas cosas que ven tus ojos
justo antes de que los abras.

De haber sabido que el sólo vernos
nos llevó hasta lo prohibido,
habríamos hecho lo imposible
por no habernos conocido.

Son estas cosas, que en el amor se dan
sin más explicaciones que el palpitar
intenso de dos corazones,
que dan las gracias de haber nacido.

Son estas cosas que no concuerdan
con las prisas de este mundo
y he preferido hoy no saber cual es mi rumbo,
a esto que siento no haber sentido.

 

En el mismo tren

(4:10)

Que tristeza hay en los ojos de esa chica
casi el llanto no puede contener.
Mil preguntas en el aire y no se explica
como esto le tenia que suceder.

Ayúdame, Señor, se dice en su interior,
que nunca el rencor mi pecho guarde.
Le entregó todo su ser a un cobarde
que se ha ido, pues no supo responder.
Dile…
Como quisiera alguna vez
Dile…
quitarle otra ilusión,
decirle que hay en mi
comprensión para su corazón.
Dile…
Pues cada que la veo llorar
Dile…
Me parte a mi también,
yo siempre la he de amar,
pues en su caminar,
voy en el mismo tren.

Como quisiera entrar en aquel pequeño
que corre a sus brazos
y que sienta así mi calor.
Como quisiera de tres pincelazos
pintar su mundo de otro color.
Que me encuentre su mirada
y descubra lo que siento.
Y que sepa que no hay nada
que se pierda en el intento.

Ayúdame, Señor, se dice en su interior,
que nunca el rencor mi pecho guarde.
Le entregó todo su ser a un cobarde
que se ha ido, pues no supo responder.
Dile…
Como quisiera alguna vez
Dile…
quitarle otra ilusión,
decirle que hay en mi
comprensión para su corazón.
Dile…
Pues cada que la veo llorar
Dile…
Me parte a mi también,
yo siempre la he de amar,
pues en su caminar,
voy en el mismo tren.

 

Mi mayor sacrificio

(4:04)

Hoy te voy a fallar,
me vas a perdonar
no poder complacerte,
me voy lejos de aquí,
ya te lo prometí
y no volveré a verte.

Pero no, por favor,
no me digas, por Dios,
que pretenda olvidarte.
Si no se como entró
tu presencia a mi ser,
como voy a sacarte.

Discúlpame,
se que tu tienes la razón,
pero yo enloquecí
desde el día que te vi
y aún no encuentro mi juicio.
Discúlpame,
se que fui para ti un error,
que te vaya mejor,
pediré aunque será
mi mayor sacrificio.

 
 
 
 
 
 
Diseñado y desarrolado por Quarter Studios